La ataxia de Friedreich es una enfermedad hereditaria con un patrón de herencia autosómica recesiva.

Es una enfermedad neurodegenerativa que causa en quienes la padecen un deterioro progresivo del cerebelo y ganglios espinales dorsales.

Esta degeneración provoca en los afectados una pérdida progresiva de las funciones necesarias para una autonomía personal como pérdida de sensibilidad, descoordinación en los movimientos, escoliosis, disfagia, disartria, y a veces diabetes y problemas cardiovasculares.